75px-WL_Helping_Hand[1]

 

El Congreso español está a punto de votar la nueva ley sobre derechos de autor que será  muy dura. Es un secreto a voces que la ley fue redactada esencialmente por los grupos de la industria audiovisual americana en colaboracion  con el representante comercial de EE.UU.. Sin embargo, se pone más interesante: 115 de los cables de Wikileaks interceptado por la embajada de EE.UU. en Madrid estaban etiquetados con KIPR – es decir, relacionados en materia de propiedad intelectual. La gran pregunta ha sido: ¿El País, el periódico español que tiene completo el conjunto de revelaciones de los  cables de Wikileaks, los pondrá en libertad a tiempo para afectar a la votación sobre la nueva ley?

Bueno, ahora que he empezado. Los primeros 35 de los 115 cables han sido liberados, y confirman la sospecha generalizada: el gobierno español y el partido de la oposición,  la verdadera autoridad legislativa en España, han sido dirigidos por los representantes de los EE.UU.

Así que aquí está la nueva pregunta: ¿Cuando Congreso Español vote la nueva  ley de derechos de autor, copyright, de Estados Unidos, este mes, van a votar por su soberanía, o actuar como un estado títere de EE.UU.?

 

La prioridad que los estadounidenses otorgan a la cuestión se manifiesta en el nivel de los interlocutores elegidos. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega es uno de los primeros objetivos. Un agregado de la Embajada habla del tema con ella el 22 de febrero de 2005. El cable 27536, elaborado por el agregado al día siguiente de la conversación con De la Vega, se cierra así: "Dada la cantidad de estrellas de la industria del entretenimiento con una abierta preferencia por el Gobierno socialista (es significativo, por ejemplo, que Zapatero acudiera al equivalente español de los Oscar), es posible que este Gobierno sea especialmente sensible a hacer algo en este sector. Necesitaremos un año o así para ver si esta sensibilidad se traduce en resultados".

El 10 de noviembre de 2005, el embajador se entrevista con la ministra de Cultura, Carmen Calvo: en el cable 45583, el propio embajador concluye que en el Gobierno español hay buenas intenciones, pero no hay resultados.

La tónica se mantiene. La potente Motion Pictures Association, que agrupa a las majors de Hollywood, presiona desde EE UU. La industria local española también se queja de la permisividad con las descargas, sobre todo la musical. En 2007 se produce el punto de inflexión: el 28 de diciembre, la delegación estadounidense en Madrid emite un cable (135868) que contiene un minucioso plan. Asunto: estrategia para los derechos de propiedad intelectual en España. El despacho despliega un detallado plan a corto, medio y largo plazo plagado de citas con responsables políticos, con mandos intermedios de los ministerios de Cultura e Industria, encuentros con las operadoras de telecomunicaciones, visitas a España de expertos norteamericanos… y anticipa, ya, la medida que hay que tomar a medio plazo: colocar a España en la lista negra.

Wikileaks en español.

Articulo en el periódico El País  sobre el tema:  EE UU ejecutó un plan para conseguir una ley antidescargas

 

 

Enhanced by Zemanta
Anuncios