Lavado de cara.

Esta semana ha habido otra función, a las  que es tan dado el PSOE.

El Presi al estilo “yo me lo guiso, yo me lo como” ha decidido de común acuerdo consigo mismo, no con el consejo de su equipo de gobierno,  lo que  convenía: Una nueva imagen.

Se dice que el Nuevo Gobierno es más político, más profesional. Ojala fueran mas profesionales y mejores gestores de nuestro dinero,  pero no lo creo.

Se ha quitado a gente muy ideologizada para  poner a otros parecidos pero con mas experiencia. Y algunos con demasiada experiencia y demasiada historia, y no precisamente buena, como Rubalcaba, y todo  para seguir con las mismas.

El desgobierno que nos gobierna.

La oposición de la Oposición.

Un nuevo cambio de piel para ganar las próximas elecciones municipales.

Esperemos que Alemania alce el vuelo y nos levante a nosotros tras ella, porque me temo que con el subidon de moral que se ve a Zapatero y con la vista puesta en las próximas elecciones no se va a ocupar mucho de la economía ni de crear las condiciones para que podamos salir de el problema en el que estamos.

Anuncios